Los cuatro condicionantes para que haya un apagón eléctrico en España.

Condicionantes para un apagón eléctrico

Condiciones para que ocurra un gran apagón

Veremos los condicionantes del apagón eléctrico. La política española en general está indicando que el apagón es poco probable. Mientras el resto de países advierten y preparan a sus ciudadanos para que sepan cómo actuar y tengan un mínimo de suministros básicos como pudieran ser algunas latas de conservas, linternas y un camping gas.

Según los expertos, para que haya un riesgo real de un apagón eléctrico deben darse cuatro condicionantes para un apagón eléctrico. Gracias al gran porcentaje de energías renovables del país, un 22%, estamos apoyados por energías eólicas y renovables. Aún así, tenemos a 10 países con un mayor porcentaje de consumo de energías renovales en Europa, que están tomando precauciones. En generación de electricidad renovable, porcentualmente, tampoco somos los primeros como vemos en el gráfico.

condicionantes para que haya un apagón eléctrico en España.

Fuente

¿Qué tiene que ocurrir para que haya un gran apagón?

Primero, sería una situación anticiclónica con poco viendo y por lo tanto, no habría producción eólica. Aquí perderíamos una de nuestras capacidades de generación eólica. Aún contaríamos con el apoyo de la energía solar, que supone entorno al 6% de la energía consumida. El tercer condicionante para quedarnos sin nada de energía es que no haya nada de sol.

Los otros dos condicionantes para un apagón eléctrico indicado por los expertos son que haya llovido durante los últimos días y que haya un problema con el suministro de gas natural.

Por lo que los medios, y el operador del sistema eléctrico español. Red Eléctrica de España están convencidos de que el escenario es poco probable, aunque no imposible.

El cuarto condicionante: problemas con el suministro eléctrico, ya lo tenemos desde el cierre del gaseoducto de Magreb, que finalizó el contrato a final de octubre de 2021. Este condicionante no puede preverse con big data ya que depende de un cambio político. También depende del buen hacer de las negociaciones de España con Argelia, que fracasaron. Los otros tres condicionantes se deben a condiciones climáticas, por lo que pueden ser predichas y analizadas. De todos modos, estos condicionantes no nos aseguran que la red funcione frente al gran apagón que ocurrirá en toda Europa, sino que la red se soporte únicamente con energías renovables.

Por lo tanto, en el mejor de los casos estaríamos con un 22% de la energía, que, iría destinada a servicios imprescindibles como los hospitales o depuradoras. En el caso de perder la energía eólica, con la energía solar solamente tendríamos el 6% de energía. Lo cual será bastante deficiente.

cuatro condicionantes para que haya un apagón eléctrico en España.

De todos modos, como venimos acostumbrados, mostramos un exceso de confianza en nuestros sistemas sin contar con la probabilidad de un fallo. O incluso de un ataque cibernético como ya se ha dado el caso. A lo largo de los últimos años ha habido apagones considerables por multitud de causas. Existen los errores humanos. Recordemos que un sabotaje en Venezuela que dejó sin luz durante 300 días a 30 millones de personas. Por otra parte, una explosión en una quema de basura que dejó durante cuatro meses y medio sin luz a un millón y medio de norteamericanos.

Con esto queremos decir, que al igual que existieron pandemias en el pasado, también han existido apagones de magnitudes considerables. Gran parte de los apagones son debido a fallos en un transformador. Van desde un fallo en la red general hasta un fallo debido a colocar mal un componente o una falta de mantenimiento.

También son una causa principal las condiciones climáticas que van desde huracanes, movimientos de tierra, incendios, tormentas eléctricas y tormentas solares, hasta la caída de un árbol; incluso, uno de los peores apagones de USA fue por un árbol mal podado. En Japón hubo un corte de luz que duró tres días por un uso intenso del aire acondicionado, lo que produjo un exceso de demanda. Algo que está ocurriendo en la actualidad, un desajuste entre la demanda y la oferta que estamos viendo reflejados en la factura de la luz. Todas estas causas son causas reales de apagones que han ocurrido en los últimos años.

Todos hemos vivido pequeños apagones de luz en nuestra vida, ahora estamos viviendo la erupción de un volcán en nuestro país, y acabamos de vivir una pandemia global. Pero que haya un apagón, parece ser que es descabellado según los políticos y expertos del país.

Bien es cierto que tenemos una red fuerte, y que esperemos que no lleguemos al 0% de electricidad. También esperamos de verdad que esos condicionantes no se den, para tener al menos un 22% de energía que abastezca a los hospitales y otras instalaciones cruciales. Pero en esas condiciones, da por seguro que habrá apagones de las casas, aunque no sean indefinidos como pronostica Austria, de días o de semanas. De hecho, los mismos expertos aseguran que tardarían dos semanas en reponerse frente al gran apagón. Abastecerse con un mínimo de provisiones, al igual que están haciendo otros países europeos nunca viene de mal. No hay necesidad de crear alarma social, pero no estaría mal informar a nuestros ciudadanos y prevenirlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *