Cómo calentarse sin electricidad si llega el gran apagón

Calentarse cuando no hay electricidad alguna

Calentarse sin electricidad

Calentarse sin electricidad en un gran apagón eléctrico dejará de ser un misterio tras leer esto.

En estas últimas semanas el posible gran apagón está teniendo una gran repercusión mediática, si esto ocurre suele ser por algo. El ministerio de defensa de Austria no lanza mensajes de este tipo a la ligera. Ellos lo ven claro: La posibilidad es del 100%, la duda es cuándo ocurrirá. En cambio en España, estamos más confiados que nadie a pesar de las advertencias de Austria y de otros países europeos.

Por suerte, otros países si están realizando campañas para preparar a sus ciudadanos. Así que tomaremos sus indicaciones sobre cómo actuar cuando no tenemos luz, ni calefacción, ni ordenador o el móvil, e incluso el suministro de agua puede verse comprometido. También añadiremos nuestros propios consejos a lo que indica Austria.

A los afortunados que tengan chimeneas o estufas podrá hacerse con madera o carbón, aunque se les aconseja que se haga de antemano. Pero quienes no dispongan de ello, pueden acceder a otras fuentes de energía como estufas de gas butano.

Las estufas de gas butano tienen que tratarse con especial cuidado aunque hoy día son mucho más seguras que las de antaño. Tan sólo se necesita una bombona de butano para calentarse sin electricidad en un gran apagón. Cuestan alrededor de 100€ y es imprescindible comprar una de buena calidad por motivos de seguridad, no confiéis en marcas chinas sin I+D cuando se tiene una bombona de butano. Es mucho más recomendable comprar una de llama azul frente a una de panel cerámico o una catalítica. Las de llama azul proporciona más calor y consume mucho menos butano. Tiene que tener mínimo dos sistemas de seguridad. Uno que detecte fugas y otros que detecte cuando suba el CO2.

 calentarse sin electricidad en un gran apagón
Estufa de gas butano

Formas que tenemos para calentarnos sin electricidad

Si sigue sin convencerte tener una bombona de butano en el salón a medio abrir. Tienes otra opción para calentarse sin electricidad en un gran apagón. Las biochimeneas, son realmente modernas y bonitas. Pero no calientan en exceso. Tienen una llama de fuego real y controlada; funcionan con bioetanol. Están muy bien para colocarlas de sobremesa, da una imagen cálida y vanguardista; pero no esperes calentar una estancia con esto.

Las estufas portátiles son posiblemente la última opción para calentar una estancia de forma tradicional. En vez de funcionar con bombonas de butano funciona con botellas de gas, son más pequeñas y manejables.

Pero aún quedan más opciones. No para calentar la estancia, sino para evitar que el calor se vaya.

Deberá aislarse lo máximo posible las ventanas, sino se tiene material especializado, papel de aluminio puede ser una buena opción. Aunque está lejos de ser igual de efectivo que un aislante. Este aislante es muy económico y hay dos opciones que pueden complementarse entre sí.

Por un lado existe un film transparente que crea un espacio de aire adicional y ayuda muchísimo a la eficiencia energética del hogar. Una vez hecho esto también se pueden añadir selladores en las juntas de las ventanas y puertas. Esto aísla también del ruido y evita la entrada de insectos. Todo esto tiene un bajo coste, dependerá del número de ventana pero no gastarás normalmente más de 50€ o 100€. Tan sólo por el ahorro en la factura de la luz merece mucho la pena. En el caso de un gran apagón es una gran ayuda para que no se escape el calor. Aquí no se trata únicamente Si sigue sin convencerte tener una bombona de butano en el salón a medio abrir. Tienes otra opción para calentarse sin electricidad en un gran apagón si no de evitar que el calor se vaya de la casa.

calentarse sin electricidad en un gran apagón

Un último añadido que se puede hacer es reemplazar las cortinas por unas aislantes. No cuesta más que unas cortinas tradicionales y visualmente son iguales, pero aíslan del calor en uno de los puntos críticos de la casa: las ventanas.

Después, siempre podemos recurrir a la típica manta de franela calentita para el sofá y de un buen edredón. Conviene buscar uno de calidad, no son necesariamente más caros. Hay edredones con fibra hueca que reacciona al propio calor del cuerpo para calentar el aire que existe entre nosotros y el edredón. De este modo crea una especie de manto de calor que nos aísla aún más del frío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *